El turismo local crece para el fin de año

Las fiestas de fin de año se han convertido en la excusa para salir de viaje. La mayoría prefiere hacerlo hacia el interior. Sin embargo, las cifras dan cuenta de salidas más allá de las fronteras

0 76

Muchos creen que las fiestas de fin de año son para estar en familia y en el hogar. Pero otros tantos consideran que eso se restringe a la Noche Buena y la Navidad. Estos últimos piensan que la recepción del nuevo año debe hacerse a lo grande, con fiesta y mejor si es fuera de casa. Incluso los hay quienes, aunque pocos, hasta prefieren salir del país o al menos viajar a algún lado del interior de la República para esta festividad.

Familias enteras se reúnen en los hoteles de la ciudad para recibir el Año Nuevo.

La verdad, cualquier decisión es buena si se planifica con tiempo y se sabe disfrutar. Dependerá un poco de la inversión que quiera hacerse o de los gustos particulares de cada familia, pero lo mejor será siempre hacerlo juntos.

Para lograrlo, las opciones abundan. Basta con que lo decidamos y empecemos la búsqueda de cómo lograr nuestro
propósito.

El hogar o la calle

Para quienes desean quedarse en casa, una buena cena puede ser el ambiente perfecto. La variedad es abundante. Desde
un tamal hasta un pavo, lo interesante será disfrutarlo, ya sea porque lo preparemos en familia o porque se compre, pero será la unidad familiar la que le dé el toque final.

Sin embargo, fuera de casa hay una amplia variedad de opciones. La Antigua Guatemala, por ejemplo, se convierte en un lugar muy concurrido para recibir el año nuevo. La calle del arco de Santa Catarina, 5ª. Avenida Sur para ser más exactos, de un tiempo acá se ha convertido en el refugio de muchos que buscan ambiente fuera del hogar.

Pero los hoteles también ofrecen mucha diversión. Alfonso Martínez, gerente general del Hotel Real Intercontinental,
por ejemplo, habla de una variedad que va desde una cena navideña el 24 de diciembre, pasando por un brunch el 25
para aquellos que se levantan tarde y no quieren cocinar, hasta otra cena el 31, con bufet abierto.

Pero esa noche de Año Nuevo, la oferta es muy amplia. Habrá bandas musicales en vivo y un brindis a la media noche.
Para esta fecha, lo que más se aprecia es turismo del tipo local. Mucha gente del interior, explica Martínez, busca en la ciudad un lugar diferente para recibir el año y “nosotros le ofrecemos esa diferencia”.

La Navidad y el Año Nuevo, en el hotel, se convierten en fecha atípicas, pues son más usuarios familiares. El resto del año el hotel es más visitado por clientes corporativos o personas de negocios.

Tradición y diversión

Otro sitio que ofrece amplia diversión para el año nuevo es el Instituto de Recreación de los Trabajadores de la Empresa
Privada (Irtra). Pero para estas fechas, su principal oferta se concentra en los hoteles y parques de Retalhuleu.

 El 45% de los vacacionistas prefieren
viajar durante el fin de año.

En esta temporada la entidad ofrece paquetes de 5 días y 4 noches, que incluyen hospedaje, comidas, bebidas y el uso de todos sus parques las veces que el huésped quiera visitarlos, incluido el uso de juegos mecánicos de manera ilimitada.

María Andrea Cruz Alburez, gerente de Mercadeo y Relaciones Públicas del Irtra, nos cuenta que se trata de una fecha que se ha venido convirtiendo en tradición para muchas familias.

Las reservaciones comienzan desde muy temprano en el año y el personal de la entidad se prepara para atender a todo
mundo como se merece, con un ambiente totalmente decorado para la época. Hay abundante música en vivo y toda la tranquilidad y seguridad necesaria para que los padres no tengan por qué preocuparse por sus hijos.

Claro que una parte de los hoteles queda reservada para el uso de clientes que desean visitar los parques y cuya capacidad económica no logra cubrir los gastos de ese paquete de fin de año.

El Irtra Petapa y su mundo mágico también ofrece variedad y diversión. Cruz adelanta que todos los sábados de diciembre, Petapa cerrará hasta las 10 de la noche y también se ofrece, para los domingos, un musical que se presenta
en el teatro Fantasía, con tres presentaciones por las tardes, en un show que dura media hora.

Las instalaciones se iluminan totalmente de acuerdo con la época y, como algo diferente que no puede apreciarse durante el resto del año, también se iluminan los juegos mecánicos con sus luces originales para el deleite y mayor distracción de los visitantes.

Allende las fronteras

También hay guatemaltecos que prefieren irse de vacaciones fuera del país. Ricardo Ardón, director de ventas de agencias Tívoli, nos cuenta que esta época hay fuerte incremento de viajeros vacacionistas.

La temporada de venta comienza el 15 de octubre y finaliza el 30 de noviembre. Los viajeros suelen salir a partir del 15 de noviembre hasta los primeros días de enero. Y es que las familias prefieren usar esta época para vacacionar, pues se trata del período más amplio en que la familia completa puede estar junta, ya que los niños están fuera del período escolar. La segunda temporada más importante para este tipo de turistas es la del verano, durante la Semana Santa.

De acuerdo con los datos de Ardón, el 45 por ciento de los vacacionistas chapines prefiere viajar durante el fin de
año, el 35 por ciento para la Semana Santa y el 20 por ciento para medio año. Este último grupo no solo aprovecha las vacaciones escolares de junio-julio, que duran dos semanas, sino también el pago del Bono 14.

Si de destinos se trata, Miami y Orlando vienen ocupando el primer lugar de las preferencias desde hace muchos años. Pero de un tiempo acá, dice Ardón, las ofertas también atraen a los viajeros hacia Europa, México, Panamá, Roatán, Cuba, República Dominicana y Suramérica.

Noviembre y diciembre, en realidad, son catalogados como bajos para el turismo receptivo. Para este tipo de viajeros son mejores las épocas de Semana Santa o medio año.

Lo cierto es que la variedad está ahí, al alcance de todos. Cada quien es libre de escoger lo que más le guste o le que mejor alcance a cubrir su bolsillo. Y si la plata no da para salir, pues el calor del hogar, un delicioso tamal chapín y una tasa de ponche pueden resultar siendo el acompañamiento perfecto para estas fiestas de fin de año.

Carlos Morales Monzón
Periodista y Profesor Universitario
cmoralesmonzon@yahoo.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.