Cuando el aguinaldo se convierte en inmueble

El año puede cerrar con opciones para invertir en propiedades o la remodelación de bienes

0 67

Ya es diciembre y el sector comercial no solo se enfoca en la venta de productos para la temporada navideña. Existe un pequeño pero significativo segmento que busca invertir los ingresos extra de esta época en la reconstrucción de la casa, la compra de una residencia nueva o la ampliación de su propiedad.

Ana Cecilia Paz, directora comercial de Capital Buró Developments, desarrolladora de los proyectos Annia e Ikaria, zona 15- explica que, durante la comercialización de sus proyectos han generado estadísticas de ciclos de venta en los que se percibe una estabilidad en la población del país en cuanto a inversión de bienes inmuebles, con picos de mayor venta especialmente en el segundo semestre de cada año.

“Los clientes incluyen el Bono 14 y el Aguinaldo dentro de sus presupuestos familiares para inversión”, indica Paz. “En Guatemala se ha evidenciado una fuerte inversión en la rama de proyectos residenciales gracias al desarrollo de proyectos más accesibles y a la oferta actual de líneas de crédito bancario con tasas de interés muy atractivas. Asimismo, la premisa de generar un patrimonio para poder recibir rentas y/o poder heredar bienes tangibles, se ha ido cultivando en los guatemaltecos como una forma de asegurar su futuro”, indica.

Por su parte, Efraín Caballeros, subgerente de Vivienda Vehículos del Banco Industrial, explica que, la compra de la vivienda es un proceso muy analizado que puede llevar meses, ya que las familias se toman y necesitan tiempo para completar el enganche.

“Por lo observado los meses que se desembolsan más créditos suelen ser los de noviembre, diciembre y enero”,
indica Caballeros.

En cuanto al aguinaldo, este es un vehículo ideal para la compra de inmuebles. “El guatemalteco visionario tiene como fin el poder adquirir una vivienda que a corto y mediano plazo le pueda generar ingresos adicionales por medio de las rentas para luego poder ocupar o heredar el inmueble”, expresa la directora de CBD.

Aunque Jorge Valdez, gerente de Comercialización Regional de Vivienda de Spectrum, dice que en los últimos tiempos el Aguinaldo sirve para pagar préstamos o deudas pendientes, en el caso de Spectrum ha sido ocasión para terminar de pagar enganches. Aunque Valdez recalca que, “los bonos ya no sirven como referente de compras de alta gama, como son las casas, sino para deudas o bienes de consumo”.

Por otro lado, Efraín Caballeros afirma que muchas personas tienen comprometido el aguinaldo desde mucho tiempo antes. Otros utilizan una parte del aguinaldo para reservar su vivienda y de ahí en los meses siguientes completar el enganche.

Áreas más cercanas                                      Ana Cecilia Paz, directora comercial
de CBD, explica que la necesidad de
los guatemaltecos por un estilo de vida
menos acelerado y más cercano a sus
actividades cotidianas, ha requerido el
desarrollo de proyectos que cumplan
con las características de una casa, en
un lugar accesible y estratégico.
En los últimos años, diversos estudios
han mostrado un comportamiento de
migración de diferentes zonas como
carretera a El Salvador, San Cristóbal,
zona 11 entre otras, hacia ubicaciones
más urbanas y céntricas como lo son
las zonas 10, 14 y 15. La apertura de
proyectos habitacionales accesibles
en dichas zonas, ha permitido que el
guatemalteco tenga diversas oportunidades
de inversión en proyectos de
vivienda.

En habitaciones separadas

Los rubros que se destinan a los préstamos solicitados por los clientes son variados y, según el ejecutivo del Banco Industrial, siempre prevalecen los créditos para la compra de vivienda. Valdez coincide en que los préstamos solicitados son para la compra de vivienda o pago de hipoteca, para el resto de los rubros la demanda es menor.

“La solicitud de préstamo para mejoras es requerida por los consumidores cuando dejan de pagar la hipoteca o cuando les quedan pocos pagos para terminarla de pagar”, indica Valdez. El vocero agrega que, “regularmente son para realizar ampliaciones o modificaciones en la unidad. Esto, dado a que es muy poco frecuente que los compradores realicen una segunda adquisición de vivienda, prefieren quedarse en dónde están”.

Desde afuera

Las remesas son un motor de liquidez, indispensable dentro de la economía guatemalteca, que crea un círculo virtuoso de inversión en el que los guatemaltecos se benefician al invertir en distintos proyectos de vivienda, especialmente la vertical, según expresa Ana Cecilia Paz.

Las remesas también se utilizan para remodelaciones o mejoras en las viviendas ya existentes y, principalmente, en
el segmento más bajo de la población.

Dado los controles que se manejan por parte de la Superintendencia de Bancos, las remesas (dólares), son vigiladas constantemente y ya no se pueden realizar compras en efectivo sin que se pueda justificar la procedencia de los fondos, según expresa Valdez, de Spectrum.

En cuanto a la compra de bienes, como las viviendas, actualmente existe más regulación, también ha disminuido significativamente el uso de remesas en la compra de bienes raíces en la gama media y alta.

Alejandro García
Colaborador
Revista GERENCIA
editorialgerencia@agg.com.gt

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.